Consejos para los Phormiums
15998
page-template-default,page,page-id-15998,bridge-core-2.1.3,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17721,elementor-page elementor-page-15998

Consejos para los Phormiums

Clima , suelo y mantenimiento

 

 

Los Phormium o formios se caracterizan por su elevada resistencia, adaptándose perfectamente desde ambientes costeros a ecosistemas subalpinos. Es en los ambientes costeros donde destacan por su especial resistencia a los vientos cargados con la salinidad del mar, y combinándolo con temperaturas por encima de los 40º C puntuales en los calurosos meses de verano, o hasta los -8ºC en las duras condiciones invernales.

En cuanto a la naturaleza de los suelos, los phormiums son altamente tolerantes, prefiriendo en todo caso suelos profundos, fértiles y bien drenados. Se adaptan bien a estructuras pobres, incluyendo estructuras pedregosas o pesadas, pero prefieren una estructura franca o franco-arenosa.

Los Phormium prefieren pH ligeramente ácido, siendo óptimo el rango de 5,6 a 7. Pero en otras condiciones de pH también se pueden desarrollar especialmente aquellas variedades más rústicas.

 

 

Utilización como elementos singulares

 

 

Como ejemplares aislados pueden ser una gran opción, prefiriendo especies erguidas, y de tamaño medio o grande, que puedan cubrir grandes espacios y destacar en un primer plano con el color que más contraste con el fondo escénico que elijamos.

Ubicándolo como planta aislada en el jardín vamos a conseguir que nuestro Phormium sea el protagonista absoluto de la escena, dentro del conjunto, destacando por su vistosidad y porte.

 

 

Utilización como macizos mixtos o grupos de Phormium

 

 

Se puede utilizar para macizos mixtos, donde se debe escoger variedades de tamaños medios con portes arqueados o semi-arqueados que complementen al resto de piezas ornamentales del jardín. Se debe escoger cuidadosamente los colores prevaleciendo criterios de la misma gama de colores, bien en tonos más verdes o tonos más oscuros, o por el criterio de colores que contrasten perfectamente entre sí.

En el caso de realizar composiciones exclusivamente con diferentes variedades de Phormium, en zonas con césped, o aprovechando los desniveles del terreno se debe seguir los mismos criterios de colores, una vez bien escogidos las tonalidades debemos establecer las prioridades y colocar las plantas según sus velocidades de crecimiento o porte, intentando equilibrar el conjunto, ya que una vez hecho y colocado podrá permanecer muchos años con un bajo mantenimiento.

Es muy útil y vistosa también cuando se coloca en riberas de cursos de agua artificiales, lagos o estanques también artificiales.

 

 

Jardinería urbana e interurbana

 

 

Los Phormium pueden resultar muy decorativos ubicados en parterres, jardines públicos o medianas de avenidas o bulevares. Por su resistencia a la sequía, por soportar perfectamente la contaminación ambiental y su colorido perenne.

Es altamente indicado por su bajo coste de mantenimiento y su especial atractivo con otras especies, y por su elevada rusticidad soportan perfectamente cualquier situación.

Otro uso altamente extendido es el uso en las medianas de autovías y autopistas, ya que tiene una doble función; por una parte el realizar de pantalla tanto acústica como visual, y una segunda es que algunas variedades como el Phormium tenax Variegata son capaces de reflectar las luces de noche. Se deben seleccionar especies muy rústicas y con un crecimiento moderado.

Altamente recomendable para glorietas y borduras también por su elegancia y el fácil mantenimiento de éstas.

Cubriendo taludes, con especies tapizantes como por ejemplo el Phormium Jack Spratt se garantiza un recubrimiento de forma homogénea y con poco mantenimiento, asegurando además una buena fijación del terreno y una vistosidad en su follaje. Las variedades más rústicas además no necesitan riego. 

Como pantalla cortavientos también es muy útil sobre todo si lo colocamos en primera línea de playa, ya que su elevada resistencia a vientos cargados de salinidad los hace muy eficaces, siendo las variedades del tipo Ténax con mayor crecimiento vertical y de mayor taya las que mejores resultados nos darán. Además su elevada resistencia solar junto a sus colores perennes todo el año le aportan un toque de elegancia.

 

 

En terrazas y jardineras 

 

 

Tanto en porches, terrazas, escalinatas, son todas opciones donde se pueden colocar Phormium de pequeño porte que vayan sobre macetas decorativas de 3 o 5 litros. Destacan especialmente con elementos cerámicos, greses, madera, barro, etc. Incluso si se quiere se pueden trasladar a sitios de interior donde aportan un toque de elegancia y exotismo sin la menor preocupación, puesto que soportan luz artificial, y atmósferas con baja renovación de aire o riego soportando estas condiciones sin problemas durante semanas.


Plagas y enfermedades

 

 

Los Phormium se caracterizan por ser extremadamente resistentes por el reducido número de organismos que los atacan: algún organismo común que se da en los jardines como la cochinilla algodonosa, caracoles o babosas.

Estos últimos pueden provocar pequeñas perforaciones en las hojas, principalmente desde la parte media hacia la punta de las hojas ya que es la parte más blanda, y realizan pequeños semicírculos apreciables a simple vista. Si se presentase el problema basta con aplicar cualquier marca comercial que comercialice cebos helícidas. Para la cochinilla algodonosa, su localización resulta más difícil, puesto que se sitúa en la parte inferior de los brotes y hojas exteriores. Para el tratamiento se deben utilizar insecticidas sistémicos que entren dentro del espectro de las cochinillas. Otras enfermedades como las criptogámicas suelen ser exclusivamente patógenos presentes con complejos de hongos como los de los géneros Phitophotora, Rizoctonia, Veticillum, etc.  

Para no contar con estas enfermedades se deberá siempre mantener un buen drenaje en los suelos, no abusar de abonos nitrogenados, no plantar en suelos anteriormente infectados o no tratados, y por último mantener suficiente cantidad de fósforo en el sustrato.