Los Phormiums
15996
page-template-default,page,page-id-15996,bridge-core-2.1.3,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive,elementor-default

Los Phormiums

Los Phormium son conocidos en Europa desde comienzos del siglo XVIII, descubiertos en las expediciones del Capitán Cook por el Pacífico Sur en 1773. Son conocidos como “lino de Nueva Zelanda”, caracterizados principalmente por la producción de fibras vegetales de extraordinaria resistencia. Su etimología precisamente viene de un uso que se le dio por los maoríes de Nueva Zelanda, al fabricar cestas y otros utensilios, se les dio
como nombre científico Phormium que en griego significa cesto.
Hoy en día son un recurso indispensable para la ornamentación tanto en parques como jardines. Por su elevada resistencia es capaz de adaptarse en las más duras condiciones.

Ubicación del hábitat originario de los Phormium

ORIGEN Y TAXONOMÍA

Los Phormium como hemos indicado antes; son plantas herbáceas endémicas de Nueva Zelanda, aunque en principio erróneamente se clasificaron dentro de la familia de los ágaves, recientemente se clasificaron correctamente dentro de una familia de nueva creación, los Phormiaceae, que incluyen también las Dianella. Las dos especies principales son el Phornium tenax y el Phornium cookianum, ambas endémicas de Nueva Zelanda, a partir de estas se ha procedido a generar nuevas variedades con diferentes tonalidades y características. Estas últimas especies procedentes de diferentes hibridaciones se podrían clasificar en un tercer grupo denominado híbridos, puesto que comparten características en muchos casos similares a las especies Ténax o Cookianum. Los Phormium Ténax (harakeke en maorí) se caracterizan por su extraordinaria resistencia a las condiciones ambientales más adversas. Se dan desde ambientes costeros hasta la media montaña, con lo cual están adaptados tanto a las condiciones costeras de salinidad del aire del mar, suelos pobres, hasta soportar las temperaturas extremas bajas en invierno o altas en verano.

Pueden crecer en condiciones de clima y suelo favorables hasta los 3 metros de altura y 2 metros de ancho, caracterizándose por las hojas rígidas y erguidas. Sus flores, las cuales polinizan aves como el Tui en Nueva Zelanda, son de color rojo o anaranjado que contrastan perfectamente con lsa hojas de color verde, de forma tubular, siendo visibles en el momento de la floración porque los tallos florales se elevan por encima de las hojas de los phormiums. Las semillas se organizan en cápsulas que se mantienen de forma erguida.

Los Phormium Cookianum (harariki en maorí) si bien llamados alternativamente Phormiums de montaña por su elevada resistencia y gran adaptación en estos ambientes, es cierto que se pueden dar también entre ambientes costeros o roquedales subalpinos. Su adaptación es extraordinaria ya que varía entre ecosistemas al nivel del mar hasta ecosistemas de alta montaña a unos 1.400 m.s.n.m. en las montañas neozelandesas. Se caracteriza a diferencia de los Phormium Ténax por unas hojas menos erguidas, y con aspecto más arqueado. Su altura también a diferencia de los Ténax es sensiblemente menor, pudiendo alcanzar en condiciones óptimas de suelo y clima hasta los 1,5 metros de altura. Sus flores son también de forma cilíndrica, pero con las cápsulas que contienen el néctar y el pólen de forma más o menos colgante, con colores que van desde los amarillos hacia los naranjas.

LAS VARIEDADES

Actualmente podemos encontrar según los especialistas hasta más de 200 nombres de variedades diferentes de phormium, aunque ocurre a veces que son diferentes denominaciones para un mismo clon de la planta.

Es por ello que normalmente la estabilidad de una variedad es muy importante, ya que en algunos casos pueden aparecer variaciones fenotípicas en el mismo ejemplar de Phormium. Así principalmente el colorido es una de los primeros rasgos que pueden revertir hacia otros brotes “regresivos” de la planta madre.

Todas la variedades se pueden incluir dentro de tres tipologías de forma o aspecto, siendo clasificables en erguidas cuando su porte es totalmente erecto; en semi-arqueadas cuando presenta cierto porte colgante; y totalmente arqueadas cuando su porte es totalmente colgante con las hojas totalmente péndulas en las puntas.

En los phormium ténax normalmente las variaciones de las tonalidades de color van hacia tonos más oscuros como tonos bronces, marrones, marrones rojizos o colores más violaceos negros.

En cambio en los phormium cookianum varían con márgenes o mutaciones que se van del centro de la hoja hacia los extremos, con coloraciones de amarillo o diferentes tonalidades de verde.

Mención aparte merecen los phormiums enanos, que presentan una vegetación muy compacta con hojas estrechas que no superan el centímetro de ancho, y de un porte no superior a los 50 cm de alto.

CURIOSIDADES.

La gran resistencia de las fibras del phormium han sido utilizadas por los maoríes para confeccionar prendas tales como vestidos, cestería, cuerdas, redes de pesca, etc. Con sus flores se recolectaba el néctar para la miel y con el polen se fabricaban cosméticos. Una amplia variedad de usos, lo que lo convertía en una planta muy apreciada.

Hoy en día su utilización ha caído en desuso, sustituida por polímeros sintéticos, y tan solo sobreviven algunos objetos de cestería, objetos artesanales, o producción artesanal de tejidos de lino de alta calidad.

También en la actualidad son muy utilizadas las hojas cortadas en floristería para la confección de arreglos florales, empleando especialmente aquellas variedades más vistosas de rayas amarillas y verdes, o los colores más atractivos.